RIVIERA MAYA

Desde la punta norte de la Península de Yucatán hasta la arenosa y azul Laguna de Bacalar, la Riviera Maya es un destino que conquista a primera vista a los viajeros. Playas blancas y aguas turquesas que se extienden por kilómetros y ofrecen a lo largo todo tipo de atractivos (y para todos los gustos). Reconocida mundialmente por su belleza, es posible que la infraestructura de esta zona no exista en ningún otro lado del país. Desde cruceros hasta turismo boutique y de lujo, las opciones no se acaban nunca. Además, el pasado maya que esconde monumentos como los de Tulum, con la única pirámide erigida al lado del mar, complementan la experiencia del viajero.

Actividades

Patrimonio mundial

 

Sian Ka’an pasó a formar parte del Patrimonio de la Humanidad en 1987. La reserva protege, en su medio millón de hectáreas, más de mil tipos de plantas, centenas de especies de flores y aves, y un muestrario de animales en peligro de extinción. Pero no es sólo eso, a la vera del exuberante paisaje se despliegan sus playas de tranquila belleza, es un punto privilegiado para la pesca y contiene incluso sus propios vestigios arqueológicos. Este brazo de selva, pantanos y mangles se llama “el lugar donde el cielo comienza”, un acertado bautismo para un lugar excepcional.

turismo_premium

   

Arqueología

 

En la Riviera Maya es factible practicar tres versiones del turismo arqueológico. La primera es del tipo parque de diversiones. En sus inmediaciones se pueden visitar los vestigios de Polé, que los antiguos mayas ocuparon como puerto, adoratorio y ciudad comercial. La segunda versión, más sobria pero acaso más bella, nos espera al pie de los bastiones de Tulum, que es el punto donde la piedra maya tocó el mar. La tercera opción, más bien aventurera sería la masiva Cobá, cuya extensión fue tan grande que quizá nunca se delimite con certeza.

paisajemarino
   

Gastronomía

 

En cada uno de los poblados de la Riviera Maya tienen su particular manera de irse a la mesa. En los menores, como Puerto Madero o Punta Allen, lo habitual es la cocina artesanal y según lo que venga del mar. En los famosos y muy concurridos la oferta es variadísima, acorde al gusto de un destino importante. Playa del Carmen es el mejor ejemplo de esto último, en sus locales se puede encontrar desde comida naturista hasta el infaltable sabor del Mayab, pasando por la tailandesa, italiana, típica playera y sí, incluso la sueca.

   

Sol y Playa

 

La Riviera Maya ofrece la posibilidad de explorar todas las configuraciones correctas de lo que se entiende por playa. Cálida, íntima y pescadora en Puerto Madero. Hipster, gourmet y de efervescente vida nocturna en Playa del Carmen. Inacabable, inagotable, y acaso increíble en la media luna de Akumal. De lengua maya, cenotes y zonas arqueológicas hacia Tulum. Deportiva, ecológica y de pesca en grande en la siempre profesional Punta Allen. Y por supuesto, la playa, según el plan original de Dios o la naturaleza, en la todavía virgen reserva de Sian Ka’an.

 

Grupos de Gestión
Agencias de Viajes