PUEBLA

san miguel

Entre edificios coloniales, hoteles boutique e iglesias (tantas que ya perdieron la cuenta), Puebla vibra gracias a su vida cultural, artística y comercial. La cuna del mole (o al menos de uno de ellos) ofrece al viajero una cantidad de restaurantes donde probar, además, los inconfundibles chiles en nogada (otro platillo registrado por la ciudad). Antes de partir hay que visitar el Barrio del Artista, los talleres, tiendas y restaurantes de Container City, en Cholula, y por supuesto, el ex Convento de Santa Rosa.

Actividades

Arqueología

 

La estructura piramidal más grande del mundo —por volumen— no se encuentra en Egipto sino en Cholula, y su dios no es Osiris, es aquel Chiconquiáhuitl conocido como Tláloc. Tenía un templo gemelo —más pequeño— dedicado a Quetzalcóatl, que fue destruido por los españoles para edificar las obras coloniales. Hoy, el masivo adoratorio de Tláloc se confunde, de tan grande, con montaña o con cerro. En su cúspide descansa la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, sobre una base de 20 siglos de historia que ningún conquistador podría desmontar.

bicentenario

 

Arte Popular

La artesanía de Puebla viene de un linaje multiétnico y multicultural. Están las raíces prehispánicas del papel amate y el brocado de lana de los quexquémitl. El esforzado tallado del ónix y el mármol. La palma trenzada de la cestería mixteca. El recorte mestizo del festivo papel picado. Y, por supuesto, los resabios andaluces y por lo mismo arábigos de su famosísima cerámica y Talavera. Esta última, por sus intrincados diseños en azul intenso y blanco y por su exquisita factura, hacen de Puebla una cúspide innegable del arte popular mexicano.

patrimonio de la humanidad

 

Bicentenario

 

Cuando el cuerpo exánime de Aquiles fue exhibido al escarnio, por órdenes del general Mucio P. Matrínez, muy pocos sabían que el destino estaba en marcha. Unos días antes los valientes Serdán se habían enfrentado, en Puebla y por las armas, a un Estado represor y temeroso. Un batallón entero contra un clan idealista y de corazón exaltado. Ganarían esa refriega las balas del primero, pero los sueños del segundo vindicarían la justiciera guerra. Al fragor de esa batalla, doña Carmen Serdán gritó desde un balcón: “¡Viva la República!”, cuando era un 18 de noviembre y la Revolución había empezado..

tesoros de mexico

 

Gastronomía

 

La mera complejidad de los chiles en nogada evidencia que en Puebla, capital del barroco novohispano, la gastronomía es pasión por lo elaborado. Síntesis del mejor paladar indígena y criollo, aquí el pollo se come con pétalos de rosa, el escamol sigue al pipián verde o rojo y los camotes y muéganos son el principio de un dulce desfile interminable. El delicioso mole poblano, un tema aparte, fue descubierto una mañana de 1680 por monjas dominicas. Lógico, si Puebla es de los Ángeles, su más famoso platillo tenía que ser de inspiración divina.

paisaje rural

 

Patrimonio Mundial

 

La bellísima herencia arquitectónica de Puebla fue legada, en 1987 por la UNESCO, al Patrimonio de la Humanidad; y estamos hablando de una cuantiosa fortuna barroca. Desde su fundación ex nihilo en 1531 la ciudad se dedicó a amasar las casi cinco mil joyas coloniales que exhibe en sus calles. Entre esta pléyade de iglesias, conventos y plazas destacan su catedral de arrebatador ornato, la delicada composición del Patio de los Azulejos y la sobriedad del viejo palacio arzobispal. Puebla ya no le pertenece sólo a México, pero tal es su riqueza que compartirla no nos empobrece nada.

arquitectura

 

Grupos de Gestión
Agencias de Viajes