BARRANCAS DEL COBRE

Barrancas del Cobre

El grupo de seis cañones en la Sierra Tarahumara, más extenso y profundo que el Cañón de Colorado, es un sitio impresionante, y no sólo por el gigantesco paisaje, sino también por la riqueza étnica de los lugareños: el pueblo tarahumara. Vale mucho la pena conversar con alguna de estas personas y por supuesto emprender el viaje en el tren Chepe, que recorre desde la capital de Chihuahua hasta Los Mochis en Sinaloa. Las Barrancas del Cobre representan un paraíso para los amantes de la naturaleza y los deportes de aventura.

Actividades

Ferrocarril Chepe

 

Imagínese un tren que corriera por el Gran Cañón de Colorado. Si multiplica por tres sus dimensiones se podrá dar una idea de cómo es la vía que va de Chihuahua al Pacífico. Incluso hoy, a más de un siglo de ser concebido por primera vez, la envergadura de esta empresa nos sobrecoge; agregue a nuestra imagen 37 puentes y 84 túneles, despeñaderos y barrancas imposibles, y un descenso de 700 km del altiplano hasta el mar. Tributo al esfuerzo humano, El Chepe es la prueba de que no hay obsesiones más grandes que las de los ingenieros ferroviarios.

turismo_premium

   

Naturaleza y ecoturismo

 

Hay que bajarse del tren para sentir en su cabal magnitud la espectacularidad de las Barrancas del Cobre. Éstos son los escarpados cañones de la gente ?de los pies ligeros?: los rarámuris. De ahí que acaso se vivan mejor a pie, a caballo o en bicicleta. Sólo así se nos regalarán las cascadas de Cusárare o Basaseachi, el lago Arareko y la Cueva de Sebastián; sólo así nos podremos bañar en las aguas termales de Recowata o admirar la inmensidad en Divisadero. Es la forma indicada, ser tarahumara por un día, patear de sol a sol el edén en las barrancas.

bicentenario
   

Etnias

 

Corre un individuo por una cañada escarpada, y luego por otra, y otra más; corre durante horas, quizá correrá durante días. Delante de él, una pequeña bola hecha de raíces que patea a cada paso. Éste es un juego, una competición y una forma de vida: los tarahumaras son los Ferraris de la barranca, nacieron para correr. En su universo conviven el Dios cristiano y también el chamán, el culto al peyote y la democracia comunitaria. Van de noche por senderos junto a barrancos y corren descalzos.

etnias
 

Grupos de Gestión
Agencias de Viajes