MANZANILLO

Éste es uno de los puertos más importantes del Pacífico mexicano, pero no sólo eso, aquí se desarrolló también una importante industria turística que combina a la perfección con la vida de la ciudad. Aunque hay hoteles, tradicionalmente famosos, que continúan siendo el punto de llegada para los visitantes, también existen pequeñas playas menos exploradas que vale la pena recorrer. Hay que aventurarse con las gastronomía local basada en productos frescos que llegan cada día del mar.

Actividades

Arte popular

 

La Universidad de Colima se encargó de poner su Museo de Arqueología en Manzanillo, gracias a lo cual existe la opción de levantarse de la playa para dedicarse a ver valiosos objetos prehispánicos del interior del estado, que además cuenta con una galería de artes plásticas. Otro acercamiento al arte —distinto pero también muy satisfactorio— es posible en el tianguis de artesanías, lleno de piezas de toda la república, de joyería y de las conchas y caracoles típicos de este puerto.

arte popular

   

Gastronomía

 

En Manzanillo se come todo lo que viene del mar. El orgulloso ceviche colimense con carne molida de pez vela, sierra o mero es la estrella de las mesas, pero compite con el caldillo de pescado, el pulpo borracho, la birria y el ostión a la talla. Para pasar la tarde y sobrellevar el calor, están las nieves, las aguas frescas y las famosas “tubas”, una bebida elaborada con miel de la flor de la palma, que lleva frutas y cacahuates entre otras cosas. Y la comida internacional no falta en los restaurantes de influencia italiana y francesa.

Gastronomía

   

Sitios naturales

 

Colima y Jalisco se separan en la zona del Río Mojo y dirigirse hacia allá en las cuatro ruedas de jeep, para la laguna de Chandiablo, será premiado con una rica carne asada a la orilla del río. En otra dirección, está la laguna de Cuyutlán, una reserva ecológica con tortugas, iguanas y hasta cocodrilos, a donde cada año asisten miles de niños a aprender sobre estos animales y por qué están protegidos. La máxima aventura es el viaje en lancha entre los manglares del estero Palo Verde.

Sitios naturales

   

Sol y playa

 

Éste es el destino playero en familia por excelencia y sus dos bahías, la de Manzanillo y la de Santiago, menos desarrollada, proporcionan numerosas playas para rendirse ante el sol. Aún hay más de 20 kilómetros de playas vírgenes por explorar, así que habrá que correr a descubrirlas. Sobre la autopista que va a Colima, están también las ?playas de ébano?, llamadas así por su color. En ellas es imposible nadar, pero el paisaje justifica el viaje y se encuentran algunos sitios para comer u hospedarse.

Sol y Playa
 

Grupos de Gestión
Agencias de Viajes