MORELIA

Un paseo por el Centro Histórico es suficiente para revelar la majestuosidad de Morelia, fundada en 1541, y que durante la Colonia alojó a familias españolas de abolengo. Aún hoy conserva el esplendor virreinal, pero también es una ciudad dinámica, sede de uno de los festivales de cine más importantes de México. Al caer la tarde la catedral se ilumina, abren los bares, las calles se llenan de puestos de delicias locales y, en medio de un paseo nocturno, no es raro encontrarse a un trovador contando las leyendas de la ciudad.

Actividades

Tesoros de México

 

La antigua Valladolid abrevaba en la Plaza Villalongín, donde terminan los más de 250 arcos del masivo acueducto que apagaba su sed. La siempre piadosa Morelia erigió, a partir de 1660, una catedral para los siglos, santuarios tan focales como el de Guadalupe y excepcionales conventos, porque su sed también era devota y arquitectónica. Construyó palacios casi literarios ?como el de Clavijero? y patios de mística contemplación; en 1990 se nombró a la ciudad Monumento Histórico Nacional. Acaso era mejor el nombre de manantial de la belleza histórica.

turismo_premium

Arte Popular

 

En la ciudad de Morelia se aglutina lo más representativo de toda la artesanía de las comunidades indígenas de Michoacán. Ya sea en el mercado que se emplaza a un costado del Palacio Clavijero o en la Casa de las Artesanías ?en el antiguo Convento de San Francisco? el visitante puede encontrar ese excepcional muestrario de belleza artesanal. La alfarería, los tallados e instrumentos de madera, el cobre martillado, la cestería, los tejidos multicolores; hay que llevar paciencia y dinero, todo vale la pena.

turismo_premium

 

Gastronomía

 

La gastronomía michoacana es un universo y Morelia su necesario centro. La ciudad refleja fielmente la increíble diversidad y pasmosa creatividad del paladar regional; uchepos, corundas, buñuelos, patitas de puerco, y eso es sólo el principio. Las carnitas mejor ni mencionarlas ?son demasiado obvias? y lo mismo el pozole. Súmele usted una pasión literalmente barroca por los ates, morelianas, charamuscas, rollitos de guayaba y demás arquitecturas de lo dulce y preocúpese, porque su problema evidente será por dónde empezar.

turismo_premium

 

Patrimonio Mundial

 

Morelia no le pertenece sólo a México, le pertenece al mundo. La UNESCO sabía lo que hacía cuando declaró ?en 1991? su centro histórico Patrimonio Mundial de la Humanidad: un trazado prácticamente intacto desde principios del siglo XVI, más de 200 edificaciones de valor arquitectónico y cultural, una excepcional consistencia urbana festoneada de cantera rosa. De noche, por la antigua Calzada Guadalupe, el caminante es convidado al espectáculo de su catedral iluminada; icono indeleble de la ciudad, desde sus torres cuatro siglos lo saludan.

turismo_premium

 

Agroturismo

 

Morelia puede ser, también, la base idónea para posibles recorridos por la belleza natural del estado. Desde aquí se puede iniciar la ruta de los lagos, tendiendo hacia Pátzcuaro y Zirahuén para llegar finalmente a ese edén llamado Uruapan. En la dirección contraria, y hacia el Estado de México, nos espera, primero, el Parque Nacional Insurgente José Ma. Morelos y Pavón con sus densos bosques e instalaciones de acampada. Un poco hacia el norte las panorámicas de Mil Cumbres aguardan al afortunado visitante.

turismo_premium

 

Bicentenario

 

Tengamos presente que José María Morelos y Pavón nació en una ciudad llamada Valladolid, ofrendó su vida para construir una nación, y esa ciudad lo recuerda con el nombre de Morelia. Eso debiera bastarnos, pero la original heroína libertaria de México, Doña Josefa Ortiz de Domínguez, también nació aquí. Lo mismo el polémico consumador de la Independencia, Agustín de Iturbide, y así un largo etcétera. Debe haber algo, no lo dudamos, en la rosada cantera moreliana que impulsa a los hombres a convertirse en próceres.

turismo_premium

 

Grupos de Gestión
Agencias de Viajes