SAN MIGUEL DE ALLENDE

san miguel

Arte, buena gastronomía e historia conviven en una de las ciudades preferidas de México, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad en 2008. Fue importante por su intervención en la Independencia y por ser testigo del barroco mexicano, hoy lo es por sus restaurantes y sus mansiones coloniales convertidas en hoteles boutique. Aunque en el Parque Benito Juárez sea normal escuchar lenguas de todo el mundo, la ciudad conserva detalles como los lavaderos públicos, la Parroquia de San Miguel o la Casa de los Condes de la Canal que confirman su pasado glorioso.

Actividades

Bicentenario

 

Tan cerca de Dolores, San Miguel El Grande no podía quedar al margen de la insurgencia independentista, por eso sus casas y bodegas almacenaron armas y municiones. No pocos de sus hijos, como los hermanos Aldama e Ignacio Allende (quien ahora le da nuevo nombre a la ciudad), intervinieron en la lucha armada que eventualmente le valió a México su Independencia. Si ya de por sí se antoja caminar sus lindas calles empedradas, la invitación a imaginar estos gloriosos tiempos al recorrerlas es irresistible.

bicentenario

 

Patrimonio de la Humanidad

San Miguel de Allende aún conserva sus aires coloniales, con una arquitectura representativa del virreinato y una catedral de estilo neogótico que se contempla a medio pasmo desde su plaza principal. La UNESCO declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad este conjunto de calles y plazas coloniales en donde se respira arte y cultura a todas horas. Se trata de una ciudad pequeñita con un patrimonio enorme y una población cosmopolita.

patrimonio de la humanidad

 

Tesoros de México

 

Muchos llegaron aquí atraídos por un clima y una arquitectura impecables. Muchos nunca se fueron porque se dieron cuenta de que además la vida se respiraba mejor. Ahora entre todos, los que se quedaron y los que ya estaban, han armado una ciudad ecléctica con algunas de las mejores galerías del país y una oferta gastronómica que no le envidia nada a la de las grandes ciudades. Las casonas coloniales convertidas en hoteles boutique, los bares con acentos de todo el mundo y el descanso garantizado ya son cosa de todos los días.

tesoros de mexico

 

Paisaje Rural

 

San Miguel de Allende es tierra de imperdibles encantos naturales. Todo empieza desde adentro en las pródigas huertas de frutas del Parque Benito Juárez. En las afueras, hay que dejar caer al ambiente bohemio en el olvido para recorrer la reserva ecológica El Charco del Ingenio, con senderos ideales para el ciclismo y la caminata que conducen al jardín botánico de cactus y a los restos de un acueducto colonial. Otra opción para adentrarse en el paisaje es recorrer la presa a caballo y luego buscar refugio en las aguas termales.

paisaje rural

 

Arquitectura

 

La extraña mezcla de fantasía y gótico que, inspirada en postales francesas, logró el albañil indígena Zeferino Gutiérrez en la Parroquia de San Miguel Arcángel tiene que contemplarse desde varios ángulos y, si es posible, en la noche, cuando se ilumina como luciérnaga en medio de la plaza. No se queda atrás la concha del Templo de Nuestra Señora de la Salud con su ojo que todo lo ve ni los excesos dorados del Oratorio de San Felipe Neri. La arquitectura en San Miguel de Allende es otro motivo para visitarla.

arquitectura

 

Grupos de Gestión
Agencias de Viajes