Calle Granada 15 - 08100 Mollet del Vallés (Barcelona) - +34 935934652 - +34 935938009 - amejicoaviamex@hotmail.es
Inicio   | Rutas   | Mapas   | Información   | Opiniones y Sugerencias   | Contacto  


HISTORIA DEL ESTADO DE COAHUILA DE ZARAGOZA

El territorio del hoy estado de Coahuila, al igual que la mayor parte del ahora norte de México, fue originalmente habitado por nómadas cazadores-recolectores. Eran hábiles cazadores y utilizaban el arco e instrumentos primitivos fabricados con piedras talladas.

Aviamex - Fray Juan Larios

Sólo en algunos lugares propicios, como la Región Lagunera, los indios enriquecían su alimentación practicando la pesca. No se han encontrado indicios de fundaciones permanentes que permitan suponer sedentarismo, pero, en cambio, estos nómadas dejaron huella de su presencia en piedras grabadas (petroglifos) y pinturas rupestres. Los nómadas de esta región carecieron de un nombre genérico que los identificara. Para los habitantes de Mesoamérica, pertenecientes a sociedades más desarrolladas y constructores de impresionantes templos y ciudades, eran chichimecas, denominación con fuerte carga despectiva, pero de significado dudoso. Gracias a documentos coloniales conocemos decenas de nombres de tribus que habitaron en territorio coahuilense. Algunos investigadores proponen agruparlas en cinco grandes colectividades: huauchichiles, coahuiltecos, tobosos, irritilas y rayados. Calificados de "gente bárbara y salvaje", los primitivos habitantes del territorio se mantenían en constante movimiento, empujados por la necesidad de conseguir alimentos. No parece que hayan tenido una idea de divinidad, aunque temían a los remolinos de polvo, a los que atribuían poderes malignos y llamaban "cachinipas". Eran frecuentes las guerras entre los distintos grupos y organizaban fiestas (mitotes), en las cuales el consumo del peyote formaba parte del ritual. Desconocedores de la cerámica, almacenaban alguna cantidad de alimento moliendo vainas del mezquite hasta convertirlas en harina. El trabajo de machacar las vainas lo realizaban en morteros portátiles y en morteros fijos - hoyos en la roca -, de los que todavía existe gran cantidad. Los nómadas del septentrión mexicano, a quienes el historiador Carlos Pereyra aplicó el calificativo de "gallardos", jamás se integraron, como grupo social, a la vida sedentaria de los occidentales. Todos los esfuerzos de los misioneros por asimilarlos a la, para ellos nuevas formas de cultura, fueron infructuosos. No hubo mucho mestizaje debido a las causas descritas anteriormente, desaparecieron como expresión cultural particular. No queda memoria de su historia y los pocos vestigios que nos dejaron resultan insuficientes para reconstruirla.

El año de 1521 marcó el inicio de la verdadera conquista de México con la llegada de miles de inmigrantes españoles, que se dispersaron por toda la Nueva España. Comisionado por el gobernador de la Nueva Vizcaya y al frente de una partida de soldados, Alberto del Canto fundó la villa del Saltillo en 1577. Años más tarde, en 1598, el capitán Antón Martín de Zapata y el jesuita Agustín de Espinoza fundaron oficialmente Santa María de las Parras, hoy Parras. Las dos poblaciones se hallarían hasta poco más de un siglo después bajo la jurisdicción del gobierno de la Nueva Vizcaya. En sólo 56 años la labor de exploración, conquista o fundación se había desplazado al norte (desde México a Saltillo) 850 kilómetros. A lo que hoy es Monclova, penetró en 1583 la trágica expedición de don Luis Carvajal y de la Cueva, quien a orillas del río levantó una población con el nombre de Nueva Almadén. Hasta ese momento el avance colonizador había sido progresivo y sistemático. Sin embargo, la oleada colonizadora se detuvo durante casi un siglo y ni siquiera esta primera fundación, la de Almadén, logró permanecer. Poco después de la llegada de Carvajal a la hoy Monclova, la población quedó abandonada por el constante acoso de los indios. En las siguientes décadas fracasaron no menos de nueve intentos de repoblar el sitio. Abundaban los grupos de indios bárbaros divididos en numerosas parcialidades o rancherías. Así lo consignaron los cronistas españoles que llegarían más tarde. El más notable de todos los misioneros en el centro y norte de Coahuila fue fray Juan Larios, franciscano de profunda fe, sincero amor apostólico y, sin duda, gran fortaleza física. Larios logró con su catecismo y su devoción lo que no pudieron personajes que usaron la fuerza y las armas: establecer al norte de Monclova las primeras poblaciones de carácter permanente. A fines de diciembre de 1674, los franciscanos salieron de lo que alguna vez fuera Nueva Almadén con destino al norte. Un mes después se les unió el Justicia Mayor de la villa del Saltillo, Francisco de Elizondo con 30 hombres, cuyos apellidos quedaron desde entonces ligados a la historia de Coahuila: Diego Ramón, Fernando del Bosque, Diego Luis Sánchez Navarro, Ambrosio de Cepeda, Rodrigo de Morales y Juan de Aguirre. En el punto de reunión fundaron la misión de San Ildefonso de la Paz, el 28 de enero de 1675.


Tiempo en Saltillo

CLIMA

Coahuila de Zaragoza es uno de los 31 estados que junto con el Distrito Federal conforman las 32 entidades federativas de México. Coahuila Limita al norte con el estado de Texas en los Estados Unidos; al este, con Nuevo León; al oeste, con Durango y Chihuahua; y al sur, con San Luis Potosí y Zacatecas. Su extensión territorial es de 151,563 km2 también es el tercer estado más grande por su territorio, sólo detrás de Chihuahua y Sonora. Su población es cercana a los 2,5 millones de habitantes. Su capital es Saltillo y ciudades importantes son: Torreón, Monclova y Piedras Negras



UBICACIÓN

Coahuila de Zaragoza es uno de los 31 estados que junto con el Distrito Federal conforman las 32 entidades federativas de México. Coahuila Limita al norte con el estado de Texas en los Estados Unidos; al este, con Nuevo León; al oeste, con Durango y Chihuahua; y al sur, con San Luis Potosí y Zacatecas. Su extensión territorial es de 151,563 km2 también es el tercer estado más grande por su territorio, sólo detrás de Chihuahua y Sonora. Su población es cercana a los 2,5 millones de habitantes. Su capital es Saltillo y ciudades importantes son: Torreón, Monclova y Piedras Negras.



MAPA DE COAHUILA

Mapa de Coahuila de Zaragoza


Descargar Mapa de COAHUILA en alta resolución

SALTILLO

Saltillo, la capital del estado de Coahuila, se localiza en la región norte de la República Mexicana, a 89 Km. al suroeste de la ciudad de Monterrey.

Su temperatura media anual es de 17.5°C y su clima predominantemente seco-semifrío, con lluvias en verano. Conocida como la "Atenas del Norte", por su gran tradición cultural, esta ciudad es fiel reflejo de su herencia mestiza, la cual se pone de manifiesto tanto en fiestas como la del "Santo Cristo de la Capilla", como en los célebres "saltillos" o sarapes de algodón y lana, cuyos variados diseños, de vivos colores, se han convertido en emblema de la ciudad y de todo México.

Aviamex - Saltillo

De igual manera deben destacarse algunos ejemplos de su arquitectura, de corte ecléctico, que integra detalles de varios estilos europeos con técnicas propias del neoclásico o el barroco tal y como se observa en la Catedral de Santiago o en el Ateneo Fuente, lugar de amplia tradición académica, donde se hallan dos de los recintos culturales más importantes de la ciudad: el Museo de Historia Natural y la Pinacoteca Artemio de Valle Arizpe, donde podrá descubrir la evolución histórico-biológica de la región y el talento y creatividad innatos de los artistas saltillenses. En sus alrededores podrá visitar Rincón Colorado, uno de los principales lugares en donde han sido descubiertos innumerables fósiles de dinosaurios, o los hermosos parajes naturales de la Sierra de Arteaga que constituyen un ejemplo del esfuerzo de los coahuilenses por colocar a esta región al nivel de los grandes complejos deportivos-turísticos del país, como así lo demuestran las instalaciones del Parque Bosque de Monterreal, único lugar en México donde se puede practicar el esquí -sobre una superficie artificial que simula la nieve- durante todo el año. En este lugar también podrá recorrer cañones y cumbres ideales para practicar el ecoturismo y sorprenderse con los bellos paisajes que ofrece la sierra coahuilense.


RUTAS Y ALREDEDORES


Tranvía Turístico.


Dentro de la ciudad de Saltillo, recomendamos tomar "El Saltillense", tranvía turístico que sigue una ruta de 14 paradas por todo lo largo y ancho de la ciudad durante 2 hrs.

Aviamex - Tranvia Turístico de Saltillo

Comenzando y culminando en el Parque Alameda Zaragoza, ubicado en el centro de la ciudad. Durante el recorrido podrá admirar algunos de los edificios más importantes de la ciudad como el Casino de Saltillo, la Catedral de Santiago y la Plaza Acuña, mientras escucha una explicación sobre su valor histórico, artístico y cultural en versiones en español e inglés.


Ruta por los alrededores de Saltillo.


Partiendo de Saltillo en dirección oeste por la carretera núm. 40, llegará hasta la zona paleontológica de Rincón Colorado, a 44.5 km. de distancia, donde se han localizado los yacimientos más antiguos de fósiles de dinosaurios dentro de la entidad.

Aviamex - Zona Paleontolófica de Rincón Colorado

Siguiendo por la misma carretera llegará a la población de Parras de la Fuente, a solo 157 km. al oeste de Saltillo. Esta mágica población es considerada como el "Oasis de Coahuila", ya que además de su importancia histórica, se ubica como la sede de las más antiguas e importantes empresas vitivinícolas, como Casa Madero. En este lugar también podrá observar la exquisita arquitectura de edificios como el Palacio Municipal, y monumentos de extraordinaria belleza como la Iglesia del Santo Madero, así como recorrer su entorno natural conformado por jardines y manantiales. La ruta continúa en dirección oeste hasta llegar a Torreón, a 248 km de distancia, un lugar turístico, comercial e industrial de gran fuerza y en pleno apogeo, en el que visitará extraordinarios museos y monumentos, así como la misteriosa Zona del Silencio.


LEYENDAS

En los viajes que año tras año hacía a mi amada tierruca, a mi San Buenaventura, siempre llevaba pendiente obtener datos sobre una leyenda . La llamaremos sobre la existencia de la "Mina Encantada", que allá por los años de los últimos de los sesenta y ochentas del siglo pasado (1800) , armo un revuelo en toda esa región, pero el ir y venir a visitar a mis viejos amigos, a mis parientes que residían ahí se me pasaban las horas sin sentir y me olvidaba por completo de preguntar a los padres de mis amigos si algo sabían sobre la famosa "Mina Encantada" y ya cuando me encontraba por acá en el recinto de mi hogar de regreso, me acordaba y hasta me daba cierta inquietud dicho olvido. Aquel ambiente en que vivía en esos pueblos del Norte de Mi Coahuila la vida siempre era incierta por los asaltos de las hordas de Lipaneses, Apaches y demás tribus que provenían periódicamente del país vecino del Norte, robaban caballada, saqueaban los comercios, asesinaban a las personas que les daban guerra, y se llevan cautivos a jovencitos y jovencitas que allá de cuando en cuando era un verdadero milagro recatarlos de las fieras manos de los Apaches y Comanchez. Los medios de vida generalmente eran la Agricultura y la ganadería.

Uno de los hombres más ricos de San buena era un dueño de un ganado cabrío que ascendían a más de dos mil cabezas. La majada la tenía establecida en la falta del Cerro de Santa Gertrudis guiado por un pastor joven que ahí mismo vivía en su jacalito a donde su amo le llevaba el hitacate cada dos días, por lo general. Una tarde como a las catorce horas el pastorcito acercó el ganado al río nadadores que por ahí va su curso rumo al noreste y para que sesteara. Al lograrlos hacerlo, notó que le faltaban cinco cabras y se regresó a buscarlas, armado como siempre de un garrote para hacerlas "arrendar", después de andar mucho, oyó balar en un mogote de mezquites que estaba cerca del cerro y se dirigió allá. Ahí estaban amogotadas las cinco cabritas y se adentró hasta ellas y al llegar a cierto lugar vio un pozo como de unos dos metros de circunferencia, se acercó a ver si era una noria, pero se dio perfecta cuenta por a esa hora la luz del sol penetraba hasta el fondo y vio que no era muy hondo y además tenía una vieja escalera de mezquite para poder bajar. Ni tardo ni perezoso, lo hizo y cual no sería su sorpresa que una vez en el fondo vio que existía un túnel de metro cuarto de altura y que unos pasos adelante estaban acumulados unos lingotes que el consideró de plomo por el peso. Salió de ahí, fue e hizo una amarre de fibras de pita y volvió a bajar para sacar algunos lingotes. Con miles de trabajos logró sacar ocho y arrastrando amarrados cada unos los llevó a la majada. Otro día en la mañana llegó Don Tiburcio a traerle el hitacate y otras cosillas al jacal y al ver los lingotes le dijo al pastor:

-Oye Lencho, donde encontraste estos pedazos de plomo.
-Ah, pos ayer que se amogotaron cinco chivas allá en aquel mogote que esta junto a unas palmas. Y le contó todo lo que ya dejamos narrado.
-A ver, vente vamos a ver, si sacamos más pa venderlo a los que tapan vasijas con el plomo.
-Gueno pos vamos. Tomaron directamente el rumo del mogote de mezquites, llegaron y cual sería su sorpresa que no existía ningún pozo ni por sueños.
-Oye Lencho me estás engañando, dime la verdá de donde los sacaste.
-Pos de ahí mero, Don Tiburcio, mire aquí están las yerbas apucharradas por donde me los llevé de don en dos arrastrando.
-Esto es cosa de brujería... Sabe Dios de que cosa mala será, Vamos, voy a llevarme los pedazos de plomo esos para que los bendiga el cura.
Gueno, amito, como usted diga. Vamos a echarlos al expresito pa que se los lleve. Pasaron los días y el pastor contó todo esto que hemos narrado y días después los gamusinos y aficionados a los tesoros y a las minas andaban por el cerro tratando de encontrar la mina, pero nunca jamás la encontraron. Un compañero de mi padre, de oficio carpintero también como mi señor Padre fue llamando por Don Tiburcio para que le arreglara unas ruedas del expresito y vio personalmente los lingotes de plata. Un compañero de trabajo de mi padre juraba y perjuraba que él había visto las "barras de plata" en casa de Don Tiburcio y que le dijo que un desconocido fue a vendérselas sin decir quien era ni de donde venía. Pero la versión del pastorcito se extendió hasta los pueblos cercanos y gentes de esos lugares andaban tras el hallazgo de la MINA ENCANTADA, pero se perdió en el misterio más profundo...

¿Leyenda?.. ¿Imaginación del pastor?.. pero.. y las barras de plata que vio el amigo de mi padre... lo cierto es que D. Tiburcio al poco tiempo compró más ganado caprino y tierras de pan llevar y unas horas de agua para regadío.



Válido HTML 4.0 Transitional

Válido CSS

©2009 Aviamex Tours de México - Todos los derechos reservados | condiciones generales

©2009 Aviamex Tours de México

Escudo de Coahuila de Zaragoza

Escudo de Coahuila

Imágenes de Coahuila
Horario CoahuilaZ
Rutas México
punto a punto

Estados de México
Yucatán
Guerrero
Oaxaca
Campeche
Queretaro
Quintana Roo
Veracruz
Chiapas
Puebla
Tlaxcala
Tabasco
Morelos
Distrito Federal
Estado de México
Colima
Hidalgo
Michoacán
Guanajuato
San Luis Potosí
Jalisco
Aguascalientes
Tamaulipas
Zacatecas
Nayarit
Nuevo Leon
Coahuila